Latest News

Publicidad

Mito sobre el origen de la enfermedad:

//]]>
-----------------------------------------------------------

Nuevo mensaje en Orishas Art

-----------------------------------------------------------
De: Orishas_Art
Mensaje 1 en discusión

Mito sobre el origen de la enfermedad:

Autor: Victor Betancourt Omolófaoró Estrada

Tomado del libro El Babalawo Medico Tradicional

(Yorubas y Santería Afrocubana). Editorial 21, Cuba.

--------------------------------------------------------------------------------


Al comienzo del mundo, cuando todos los seres humanos gozaban de perfecta salud, cuando nadie moría y no se experimentaba el dolor por la pérdida de los allegados, sucedió que en un pueblo llamado Iré llegaron dos personajes siniestros y tomaron por la fuerza el gobierno de aquel lugar. Estos personajes eran Oggun (Dios de los metales) e Ikú (la Muerte).

Con el carácter temerario de Oggun y la apariencia espantosa de Ikú, lograron someter al pueblo a la sumisión total. Oggun gustaba de la bebida en exceso, obligaba a los pobladores a que le proporcionaran vino de palma en grandes cantidades. Esta actitud de Oggun, muchas veces molestaba a su compañero Ikú, puesto que cuando Oggun tomaba en exceso se quedaba dormido y descuidaba un tanto el gobierno de aquel lugar, pero además, se ponía furioso si lo trataban de despertar. Esta situación trajo en ciertos momentos disgustos entre ambos, ya que Oggun hacía caso omiso a los consejos de Ikú.

Un día, el consejo de ancianos de aquel pueblo convocó a un concilio para buscar una solución y poner fin a tantos abusos de que eran víctimas, después de tantos debates no pudieron llegar a una conclusión, una de las causas es que no poseían armas para enfrentar a los usurpadores. A la sazón, aparecieron allí en medio del debate un grupo de muchachos inmiscuyéndose en la conversación de los mayores, expresando que tenían la forma de vencer al gobierno de Oggun y de Ikú, sin necesidad de utilizar la fuerza. Los ancianos reunidos dudaron por un instante de la decisión tomada por aquellos intrusos mocosos, pero tanta fue la insistencia de ellos, que los mayores se vieron obligados a probar suerte, puesto que ellos no habían decidido nada al respecto. Por tanto decidieron correr el riesgo y dejaron a los muchachos la difícil tarea. Los muchachos pidieron bastante comida y mucha bebida. Rápidamente convocaron una fiesta en el centro del pueblo, pero con la condición de que ninguna persona mayor de la comunidad participara del evento.

Cuando Oggun se enteró del propósito de los muchachos se dirigió a aquel lugar ya que los menores no significaban ningún peligro para él y por lo tanto, no eran objeto de sospecha. Los muchachos al ver a Oggun lo trataron con gran delicadeza y le invitaron a participar de la fiesta.

Después de muchos cantos, bailes y comidas, los muchachos gentilmente daban mucha bebida a Oggun de todos los tipos, al punto que lo emborracharon totalmente.

Al poco tiempo Ikú, notando la ausencia de Oggun, salió a buscarlo por todo el pueblo y allí, en aquel lugar, se lo encontró tirado en tierra totalmente ebrio, esto provocó un gran enojo para Ikú y temiendo que los pobladores, aprovechándose de la debilidad de Oggun pudieran vencerlo, comenzó a darle tirones para despertarlo, esto, por supuesto, provocó que Oggun se pusiese furioso, y ciego de violencia sacó de su funda el machete y sin percatarse que la muerte era la que tenía a su lado, de un tajazo arrancó su brazo derecho. Iku, temeroso y presa de un terrible dolor, salió corriendo por todo el pueblo en busca de un refugio seguro. Se dice que nunca más fue vista por seres humanos. En su loca carrera fue dejando a su paso una estela de sangre.

Cuenta la leyenda que todos aquellos curiosos que salieron a contemplar el espectáculo y descuidadamente pisaron la sangre, enfermaron y murieron, los primeros curiosos y llenos de asombro fueron los propios muchachos.

Se dice que después de este hecho fue que se conoció en el mundo la enfermedad.

De esta leyenda nace el carácter prohibitorio para los devotos del culto de pisar sangre y además explica el por que son los muchachos los primeros que enferman en caso de epidemias.

Analizando la leyenda, se desprende el sentido que los Yorubas dan a la enfermedad:

Oggun e Ikú representan dos divinidades muy importantes dentro de los rituales que se realizan dentro del culto. Se cree que Oggun fue la primera divinidad que vino a la tierra, abriendo paso para el posterior arribo de las demás divinidades.
Iku por su parte, fue la última que llegó a la tierra.
Esta leyenda nos inclina a pensar que entre Oggun, Ikú y el proceso metabólico del organismo humano, existe una estrecha relación y, quizás, sea éste el mensaje criptográfico de la leyenda.
El metabolismo es una propiedad vital y fundamental del organismo. Con el cese del metabolismo llega la muerte.

La leyenda anterior ubica a estos dos personajes como gobernadores de un pueblo que, en el sentido metafórico, sería lo mismo que gobernadores del cuerpo humano. Si hubiese existido una armonía entre ellos, por supuesto se hubiera evitado el arribo de la enfermedad. Como ya se sabe, quien cumple con las leyes naturales no puede enfermarse, cuando se contraviene algunas de sus leyes, resulta una condición anormal y se manifiestan ciertos síntomas que por su generalidad llamamos enfermedad. En todas las personas ese equilibrio no es el mismo, depende de la vibración original que influyó en su formación biológica. En la leyenda se hace mención también a la gran ingesta de alimentos y bebidas, las cuales fueron la causa del desequilibrio entre Ogum e Ikú.
En las enfermedades tiene lugar distintas alteraciones metabólicas, a veces éstas constituyen los signos principales de la enfermedad, como por ejemplo: "la gota", en la cual está aumentado el contenido de ácido úrico en la sangre y tiene lugar la sedimentación de sales de este ácido en las articulaciones, tendones y cartílagos.

Una de las partes mas importantes de la leyenda la constituye la parte en que se hace referencia a la metáfora de la sangre y dice así: "todos aquellos curiosos que salieron a contemplar el espectáculo y descuidadamente pisaron la sangre se enfermaron". Durante mucho tiempo la sangre se consideró dotada de poderes divinos y además como reconstituyente orgánico.

Era habitual en reyes y guerreros de la antigüedad, beber sangre de animales que poseyeran una gran fuerza corporal, fueran temerarios y de gran fiereza, pues de esta forma se incorporaban dichas virtudes. Se creía que la sangre era la portadora de la vida material y espiritual de los seres vivientes. Era un tabú tomar sangre de animales enfermos así como sacrificarlos a los dioses.

Se consideraba también que la enfermedad residía en la sangre y era transmitida por ésta. Hasta nuestros días dentro del culto se mantiene dicha creencia. Algunos científicos consideran que los cambios en la composición de la sangre evidencian el comienzo de una enfermedad.

Los Yorubas no hablan de la enfermedad como si fuera una entidad con carácter, disposición y cualidades afectivas, tal como si fuera un animal dañino, sino como una espiritualidad, la cual no tiene existencia propia a pesar de que algunas leyendas hacen referencia a la enfermedad, ARUN, como la esposa de IKU, la muerte. El sentido metafórico lo considera como una condición anormal que brota de la propia muerte después de violarse algunas de las leyes establecidas por la naturaleza, pero además esta condición para toda aquella persona que tenga contacto directo con ella. Lo que indicaría que todo el que violase esas leyes, sería víctima de las dolencias que provoca el arribo de la enfermedad. Además esta condición anormal totalmente espiritual se cree que resida dentro del cuerpo y solamente la descompensación de éste conllevaría a la materialización de ciertas anomalías inherentes a dicha condición.


Los Yorubas también creen que los animales y plantas albergan en su seno la espiritualidad de determinadas dolencias que se manifestarán en sus semejantes e incluso en los seres humanos en caso de ser sacrificados sin tomar las medidas litúrgicas pertinentes.
Entre un ser humano, un animal y una planta específica existen ciertos enlaces bioenergéticos por simpatía, y los primeros son los que estarían propensos a adquirir las dolencias que se ocultan en estos seres inferiores.

Todos los seres humanos han heredado, además de sus lejanos antepasados, de los animales y las plantas que vivían en los ríos, mares, bosques, etc, el ritmo de los procesos fisiológicos, lo que hace que la calamidad de los unos repercuta en los otros.


-----------------------------------------------------------

Para dejar de recibir este mensaje o cambiar la frecuencia de entrega, dirígete a tu Configuración del correo electrónico.
http://groups.msn.com/OrishasArt/_emailsettings.msnw

¿Necesitas ayuda? Si has olvidado tu contraseña, vé a Servicios para usuarios de Passport.
http://groups.msn.com/_passportredir.msnw?ppmprop=help

Si desea formular alguna consulta o hacernos llegar sus opiniones, vaya a la página Ponte en contacto con nosotros.
http://groups.msn.com/contact

Si no deseas recibir más mensajes de correo electrónico de este grupo de MSN en el futuro, o si has recibido éste por error, haz clic en el vínculo "Quitar". En el mensaje de correo eletrónico que se abre, simplemente haz clic en "Enviar". Tu dirección de correo electrónico se eliminará de la lista de correo de este grupo.
mailto:[email protected]

Imágenes del tema de konradlew. Con tecnología de Blogger.
Published By Gooyaabi Templates