Latest News

Publicidad

El Matrimonio yoruba

//]]>
Mo wari fun isese o¡ Isese a gbe wa. Aase.

Mucho se hable de la sexualidad del pueblo yoruba, y hay que tener una comprensión de este tema partiendo desde el estudio de la cultura misma, ya que sexualidad y cultura estan íntimamente relacionados.

Para el pueblo yoruba la sexualidad tiene un matiz central humano que es permanente donde convergen sentimientos, pensamientos, el genero, la identidad misma, el placer, el erotismo y la reproducción que es muy importante en la vida general de estos pueblos, logrando expresar un sin fin de deseos, actitudes y valores de conductas que hace que sus practicas sexuales tengan un rol especial en sus relaciones. Y esto se debe a que la sexualidad del pueblo Yoruba no es solo una mera interacción de factores biológicos, va mucho mas allá, pues conlleva factores psicológicos, sociales, políticos, lógicos, económicos, culturales, éticos, históricos que tiene como base principal la religión misma.

La sexualidad y su correcta vivencia es parte de la subsistencia de sociedad, es el sostén de cada comunidad, augurando éxito y felicidad, tanto en lo individual como en lo comunal, ya que de hecho también proporciona una continuidad de la vida tradicional, haciendo que se asiente la religión de nuestros antepasados o Isese.

Para entender a fondo la sexualidad en el contexto de la cultura yoruba hay que estudiarla y verla de una manera muy objetiva, sincera y práctica, ya sea como miembro de un grupo que no solo tenga el conocimiento de nuestra cultura, o como un espectador que adquiere el conocimiento de la cultura misma, con una descripción pura y solida, sin mordaza, ni doble discurso.

El extranjero a la cultura Yoruba que quiere simplemente conocerla o estudiarla, así como el que se hace adoptado a la cultura yoruba en Africa debe hacerse a si mismo un llamamiento serio y aplicado para disfrutar realmente del verdadero valor que se la da a sexualidad en el terreno yoruba, para comprenderla, aunque en muchas situaciones se le hará muy difícil practicarla. Todo yoruba, ya sea hombre o mujer, transita por la vida como una parte integral de su sociedad, siempre desempeñando las funciones asignadas a ellos por la Naturaleza y por la sociedad en la que se desarrollan y conviven. Este punto les permite cumplir con el sagrado deber de disfrutar de los seres humanos, de amar a los demás, el pueblo yoruba así lo concibe, ellos aman para ser amado por los demás, de lo contrario se puede ser aborrecido llegando a ser alienado, o a ser condenado al ostracismo por sus compañeros Yoruba. Hay un refrán yoruba que dice:

Ka rin ka po
Yiye nii yeni.

(Ir juntos en la vida
Corresponde a los seres humanos como criaturas).

Una canción de bendición corrobora el refrán citado anteriormente y dice así:

Olorun ma je n sAdanikangbele o.
Olorun ma je n sAdanikangbele o.
Adanikanje.
Adanikanmu.
Adanikan-gbe’nuu-palo-bi-eranko.
Olorun ma je n sAdanikangbele o.

(Dios, prohibe que viva solo en mi casa.
Dios no quiere que yo viva solo en mi casa.
Comer solo.
Beber solo.
Vivir solo en mi sala de estar es de animal.
Dios no quiere que yo viva solo en mi casa).

Ahora, este modo de vida gregario necesariamente implica la interacción de varones y las mujeres en la sociedad yoruba. Hombres sólos, o mujeres solas no pueden componer la sociedad de manera aislada o cada quién por su lado, es inadecuado en el contexto de la vida yoruba. Razón por la cual, hombres, mujeres y los niños estan íntimamente relacionados, los niños juegan juntos en los compuestos (Agboole); los adolescentes juegan juntos de la misma forma al aire libre y bajo techo dependiendo del clima y las circunstancias lo permiten, mientras que los adultos mayores, juegan también en la estancia, utilizando juegos apropiados y tomando bebidas durante refrescantes. Esto suele suceder después de un día normal de trabajo juntos, solidariamente o de forma individual, para ganarse la vida dignamente; que es la manera de contribuir con sus cuotas respectivas para el funcionamiento de la sociedad.

El matrimonio es una valiosa institución en el pensamiento y actividad del yoruba, que tiene como propósito principal el mantenimiento de la raza yoruba, y entiendase que hablo de raza yoruba y no de religión Yoruba. Para ellos el mantenimiento de la raza es a través de la procreación legítima y responsable, y para los tiempos antiguos inmemorables incluso era de vital importancia el concepto de la virginidad. Con esto no quiero decir que hoy en dia no sea importante, pero se debe recordar que la postcolonizacion inserto teoría modernistas, que unos han asumido de manera tímida, otros muy directa y el resto sigue aferrado a las antiguas doctrinas.

Y hay incluso una rutina a la hora del matrimonio desde tiempos antiguos que es de vital importancia, y que hoy en dia algunos siguen con ciertas variaciones y otros lo han obviado, a cada novia, en el dia de su matrimonio se le asigna dos miembros femenino, uno por cada lado de la familia de los contrayentes que permanecen con ella hasta después del acontecimiento de la primera noche de bodas, quedandose afuera de los aposentos nupciales en espera de escuchar y detectar las exclamaciones de dolor proveniente de la novia, para así poder atestiguar que era virgen y el himen estaba intacto. Luego se retiraban para dar a conocer el gran acontecimiento.

Este hecho de que l novia sea virgen es causa de gran alegría no solo para su marido, sino que al mismo tiempo es alegría y complacencia para los padres y familiares. La sábana utilizada en la primera noche de bodas, que era blanca, sale manchada de sangre y es enviada en una igba o calabaza cubierta a sus padres a primera hora de la mañana en algunos casos, e incluso la misma noche, acompañado por una suma de dinero en la actualidad y una gallina para el sacrificio a la "cabeza" de la novia.

Claro esta, que con la llegada del modernismo y la transculturización con el extranjero la importancia que la sociedad comunal yoruba a la virginidad ha disminuido y en algunos linaje casi ha desaparecido. Pero aun así, no
interfiere con el objetivo principal ya mencionado del matrimonio del mantenimiento de la raza Yoruba. Incluso las relaciones sexuales prematrimoniales son aceptable. Hoy en dia es feliz una novia que queda impregnada por su novio durante el noviazgo. La ceremonia de la boda se organiza en este caso, con el criterio de anticiparse a la llegada del primer hijo del matrimonio. La mayoría de las iglesias y mezquitas han condenado esta práctica.

Una vez casados, y haciendo vida común de marido y mujer se dividen el trabajo del hogar entre la pareja, anteriormente, en lo días antiguos era un deber ineludible de la mujer hacer todo el trabajo relacionado con el hogar, aparte de llevar a cabo las reparaciones de las paredes y el techo de su casa, cabaña o granja, debía mantener su casa limpia y habitable del los pisos debían ser barridos por lo menos una vez al día, pero, una vez a la semana, deben ser tratados con colorante vegetal o animal, que tiene el efecto de mantener los pisos liso y brillante, y de evitar la proliferación de insectos y parásitos.

Una de las exigencias mas grandes que tiene la mujer en su desarrollo familiar interno es la elaboración de la comida, antiguamente y en algunos lugares hoy en dia, participaba en la tala y recolección de la madera, la molienda de los pimientos y la cebolla y los ingredientes inherentes del arte culinario, muy pocas veces el marido ayudaba a la mujer como ene el caso de la tarea mas agotadora y pesada que era la preparación del mortero para golpear el iyan yam.

Dentro del desarrollo comercial, antiguamente solo existía la agricultura que era el eje central de la economía la cual ambos desarrollaban, el marido trabaja la tierra, recolecta el ñame u otro articulo y la mujer descasca y prepara el mismo para el mercado, los preparaba para su preservación, igual con las plantas de índigo la cuales la esposa las arregla en libras para ser enviadas a los tintoreros profesionales. Con los arboles de palma el marido sube por el tallo para conseguir la fruta, y la mujer convierte los frutos de la palma en aceite y otros productos.

En el matrimonio, la mujer y el hombre se complementan mutuamente como una unidad productiva derivada de una clara definición de comprensión entre ellos en cuanto a la división y distribución de su trabajo y el producto final.

El marido yoruba moderno y su esposa permanecen como una unidad complementaria y contribuyen de acuerdo a sus ingresos para el mantenimiento de su hogar, los sueldos y salarios de la actualidad que perciben como empleados, sustituyen el producto de la producción agrícola de los primeros tiempos. Hoy al igual que en el pasado ellos comparten las tareas domésticas tanto como es posible.

Para el occidental esta conducta no es aplicable en un cien por ciento, para el yoruba si lo es.

El hombre yoruba casado y su esposa disfrutan de la experiencia y la expresión del placer sexual legítimo. La relación sexual extra-marital no fue muy apoyada al principio. Una mujer podía ser una concubina, pero en secreto, no le estaba permitido por la costumbre vivir o verse con un hombre a quien no estuviera comprometida o prometida.

Una mujer solo puede divorciarse de su marido por embriaguez constante, por las malas compañías como por ejemplo el estar asociado con ladrones, el hecho de estar en contacto con una enfermedad infecciosa, y situaciones de peligrosidad en su conducta.

Si el marido de una mujer murió antes que ella, y ella seguía estando en edad de procrear, es asignada a un miembro de su familia. Pero si el hombre a quien se le asignó resulta ser inaceptable para ella, ella puede pedir el divorcio del sucesor de su esposo. Ella reembolsará lo que es conocido como el IFE, es decir, lo que se pagó en el transcurso de noviazgo o dote.

Una mujer solo puede tener un solo marido, un hombre puede tener tantas mujeres como sus medios se lo permitan, la idea subyacente de esta costumbre es que, el Creador, su sabiduría, lo ha hecho así. De ahí una canción yoruba nos a entender lo siguiente:

Awa okunrin le laya mefa;
Ko buru;
Okunrin kan soso lOba Oluwa mi yan fobinrin.

(Nosotros, los hombres podemos tener cada uno seis esposas;
No está nada mal!
Es sólo un hombre lo que mi Dios ha asignado a una mujer).

El efecto principal de contacto cultural en las costumbres matrimoniales Yoruba es que la institución del matrimonio está en un estado de cambio como consecuencia de la difusión de las ideas extranjeras y la
el rápido proceso de un crecimiento económico deficiente y ml distribuido.

Algunos cristianos modernos yoruba generalmente absorben la idea de los extranjeros de "un hombre, una mujer " mediante el contrato de la Iglesia, para luego salir a mantener queridas o concubinas, o mujeres casadas
en función de las costumbres cristianas, o al menos esa parece ser la ordenanza o lo normal. Ellos (los hombres) ejecutan estas aciones aprendidas del extranjero muy bien, ya que lo hacen sin que la esposa principal lo sepan. Resultado, que cuando el muere, se presentan las otras mujeres con los niños de esa relación fraudulenta a la familia del hombre exigiendo sus derechos. La gran mayoría logran parte de la herencia si han sido incluido en un testamento. Si el hombre muere sin haber escrito un testamento, los ancianos en su familia usan la discreción habitual para compartir sus bienes entre los niños pequeños, usualmente dictaminado a través de consulta con el oráculo sagrado de Ifa. Generalmente, no es siempre fácil de resolver las complicaciones sociales que se generan
por esta práctica "moderna" de "tratar de imitar a un extranjero sin estar dispuestos a llevar a las responsabilidades inherentes a la misma ". Un matrimonio musulmán entre los yoruba de hoy usualmente es más realista que el dispositivo católico incluso, pues es mas cercana a la tradición de la raza yoruba.

En la cosmología yoruba, el poder absoluto pertenece a Olodumare, Dios, el Supremo que reside en la cúspide de la jerarquía espiritual. Debajo de él estan las numerosas divinidades Orisa, que trabajan para él como intermediarios entre los seres humanos y él. Tanto hombres como mujeres en la raza o cultura Yoruba tienen acceso al poder, aunque relativamente. Sin embargo, el sistema de linaje patrilineal practicada por el Yoruba da ventaja evidente a los hombres. Pero, en realidad, los varones obtienen el poder espiritual de las mujeres que, en su sabiduría, prefieren el anonimato en la mayoría de los casos. La idea principal es que detrás de cada hombre poderoso yoruba hay al menos una mujer - madre, esposa o esposas, hijas. Un ejemplo de ello es el de Orunmila y Aabo, su esposa. Ella era eficaz y ayudaba a su marido correctamente, ella entretenía al Sr. muerte, al Sr. de la enfermedad y al mismo Sr. Esu, atendía a todos sus invitados, a pesar de las desventajas financieras de Orúnmila. Ifa enseña que para que un hombre poderoso a caiga, tiene que perder el favor de sus partidarios femeninos. Un ejemplo de esto es la historia de Orunmila y su tres poderosas mujeres a saber Emololo-abe-opo, Abeje-ure y Akorahun-omo-Didan - donde Didan tenia como única preocupación la de destruir su fortuna, pero la influencia de las otras dos esposa no permitía que esto sucediera. encontraremos muchas historias de Ifa en este sentido. Nunca encontremos la falta de presencia de la representante femenina en el culto que vive la raza yoruba, sea en Orisa, en Ifa, en las canciones, en todo, para el bien y para el mal, la presencia femenina esta allí, fuerte, atenta, irresistible, con un por que, cuando y donde, siempre haciendo la historia.

Un matrimonio yoruba, desde los viejos tiempos, era esperado con anhelo, había mucho entusiasmo debido a la espera de las relaciones sexuales, las cuales no se practicaban antes del matrimonio como lo hacen hoy en dia muchos. uno de los juegos infantiles que se disfrutaban eran las de las fantasías sexuales, imitando a los adultos en un matrimonio ficticio, sin que ello desarrollara una conducta desviada, o tuviera consecuencias negativas.

Prolifera mucho el Ekun Iyawo , los cantos nupciales, entre la gente de Oyo, de Ibadan, de Osun y todos los grupos y sub-grupos de la hoy llamada tierra yoruba, donde se refieren fundamentalmente a los problemas previstos y las perspectivas de las mujeres del bosque y la maternidad en el matrimonio.

La promiscuidad es tomada como la base de una indisciplina sexual que tiene como medio el de expresar las fantasías sexuales especialmente entre los varones que estan erróneamente en busca de variedad, y esto forma parte del modernismo y la transculturización. Hoy, los que practican la promiscuidad no aprenden del adagio yoruba de Ifa que dice así:

Oju la n hacer: o se obo Yato
(Lo que un hombre disfruta de relaciones sexuales con una mujer es su rostro: el de un vagina loca no es diferente).

Esto puede generar una violencia sexual que no es frecuente entre los yoruba. Cuando esto ocurre, los ancianos castigan a los culpables en consecuencia. Si, por ejemplo, una mujer casada niega su intimidad marido, los ancianos llamaran al orden o apaciguaran la situación según como sea el caso. Si un hombre casado maltrata a su esposa, sus mayores corregirán con firmeza y duramente porque saben que la esposa pertenece a toda la familia, y su enajenante puede acarrear el fin de la buena imagen, sobre todo el buen nombre de la familia en particular, y de su linaje en general.

La rivalidad entre las co-esposas puede ser una verdadera fuente de violencia sexual en la sociedad yoruba. Esta es probablemente la razón por la que Ifa, advierte y aconseja a los defensores de la divinidad del oráculo que lo ideal es un hombre para una mujer, sobre esto Ifa en muchas estancia certifica:

Cuando se aumenta a dos, se convierten en envidia;
Cuando se aumente a tres, se dispersan el hogar;
Cuando se aumente a cuatro, se ríen con sorna el uno al otro;
Al aumentar a cinco, que se acusan mutuamente de la destrucción de
la fortuna de su marido;
Al aumentar a seis, se convierten en malas;
Al aumentar a siete, se convierten en brujas;
Al aumentar a ocho, culpan a uno de su grupo para
traer mala suerte a su marido;
Cuando aumentan a nueve, que acusan el mayor de la esposa de la utilización del paño envoltorio de su marido;
Al aumentar a diez, atentan a su marido.

De esta manera Ifa manifiesta que no esta en contra del numero de mujeres que tenga un hombre, pero previene de los que puede suceder.

Siempre ha sido la circuncisión realizada por expertos en la materia entre los yoruba, e Ifa certifica que es por el bien de ambos,mujeres y hombres. Existe la circuncisión femenina, que no es la mutilación genital femenina como ocurre en otras culturas, y de la cual se ha hablado mucho deformando la realidad de este hecho. Y tiene una consecuencia psicológica y social que conlleva a una correcta aculturación de las mujeres para que se comporten
adecuadamente como seres humanos. Es incluso una práctica común entre los Oyo, Osun, Ibadan y diversos sub-grupos de la raza yoruba en los viejos tiempos. Hoy en día, esta práctica esta muriendo en las áreas del grupo étnico Yoruba, provocando ciertos desordenes sociales.

No permitiendo que se cumpla con el correcto ciclo de vida y sexualidad yoruba que va de la cuna a la tumba de la sexualidad humana, que afecta a la persona yoruba. Cuando se esta dentro del útero, al feto se le da una atención adecuada. Si el trabajo de una mujer embarazada es corto, los yorubas creen que el bebé es probable que sea un hombre que está ansioso por llegar a el mundo y que tiene mucho que llevar consigo. Pero si el trabajo se prolonga se cree que el bebé es una mujer que ha tenido mucho cuidado en empacar para llevar a lo largo de su vida muchos utensilios para exponer una femineidad apropiada. Durante la infancia, al niño se le llama ikoko yoruba, o Alejo que viene a significar "visitante / invitado /resultado", mientras que al niño cuando gatea se le conoce como Omo irakoro, un
bebé que se arrastra. La pubertad es denominada ibalaga. El signo de la pubertad entre los varones yoruba se reconoce por la madurez del escroto o los testículos. Cuando los dos estan desplegables correctamente en las bolsas, al muchacho se le advierte que debe prepararse para la paternidad, si se atreve a tener relaciones sexuales con una chica madura. El signo de la muchacha de la pubertad es la maduración de sus dos pechos, y a ella se le advierte de que se valla preparando para salir de la casa de sus padres porque sus dos senos maduros atraen a los machos uno de los cuales eventualmente vendrá a llevarsela a ella y será su esposo. Lógicamente que hay una serie de ritos para ambos antes de ser presentados a la sociedad, como perteneciente al grupo adulto que ya estan preparados para desempeñar sus respectivos papeles tradicionales, siendo las armas principales de defensa para las normas de la sociedad.

Toda persona yoruba merece recibir la ayuda de sus compañeros, amigos y familiares. Se presta especial atención a las personas de edad hombres y mujeres por obvias razones, donde prevalece la necesidad de recibir las bendiciones de los años, y el Creador que los ha utilizado para alimentar a los más jóvenes en la edad adulta. También existe la creencia de que lo que uno siembra uno deberá recoger especialmente en el contexto de las relaciones filiales. Razón por la cual, no damos crédito al hecho de que observamos, que hay supuestos linajes y familias en occidente, donde expulsan a sus integrantes, la unión es un requisito indispensable en toda familia, y si hay alguna desavenencia, hay que buscar los medios de resolverlos.

La vestimenta es un medio de expresión de la sexualidad entre los yoruba. Los hombres usan diferentes tipos de fila (PAC) para demostrar a sus admiradoras de su elegancia, mientras que el mujeres atan sus Gele de manera artísticas en sus cabezas en varios estilos para atraer la atención de sus admiradores masculinos. Mediante el uso de adornos, los hombres expresan hombría Yoruba. Una de las cosas que se conocen en este sentido es el afeitado de la cabeza. También presentan sus incisivos para crear un buen espacio cuando sonríen buscando la atención de las mujeres. Las mujeres se trenzan el pelo en variados estilos para ser vistas por los hombres y así enviar distintos tipos de mensajes a los observadores. Se frotan sus cuerpos con Osun (pomada Leva); se pintan las uñas con hojas de laali aplastado; adornan sus los párpados con tiroo (galena), entre otros tipos de maquillaje, para permanecer siempre atractiva. y esto prevalece aunque hay muchas que tienen acceso a la cosmestología europea u occidental.

Las expresiones verbales en la sexualidad tienen su regla, se usan mayormente eufemismos, los nombres de los órganos sexuales no se mencionan directamente. Por ejemplo, se menciona el órgano femenino como oju ara obinrin, literalmente, "el ojo del cuerpo de una mujer", mientras que al órgano masculino se le denomina nnkan omokunrin, literalmente, "cosa de hombres". De vez en cuando, por supuesto, como en el caso de algunas canciones y cantos en los festivales al igual que en los refranes o aforismos encontraremos obscenidades en la lengua que se usan como efectos literarios y que son estéticos.

Las relaciones sexuales y los métodos de hacerlo, no se discute abiertamente con los niños pero se les enseña con cautela en el momento oportuno, en grupos cerrados. Los casados y las parejas también pueden discutir y expresar el propósito de la procreación. La ansiedad no se alienta en ellos a este respecto. Por eso, el novio suele mantenerse cortésmente fuera de la casa mientras taren a su novia recién casada para reunirse como su esposa después de que el ritual de lavado de los pies se ha hecho.

Las relaciones sexuales ilícitas no son fomentadas en lo absoluto por la cultura Yoruba. El placer en ella es, como en el comer, insaciable. De ahí el aforismo

Enu ko mo mo-je-ri
"La boca no sabe lo que ha comido una vez ".

Por lo tanto, la moderación, la disciplina sexual ¨continencia¨ es la regla para una persona culta yoruba.

Magun, literalmente, "No escalar", es el encanto mágico que usa el Yoruba como control sexual, la incontinencia, ya no es común. Se utilizó para frenar la promiscuidad en los viejos tiempos en la tierra yoruba. La pérdida implícita de que los excesos en la relación sexual puede conllevar a una persona, es enseñado expresamente por los ancianos sabios que dicen:

Ikun n jogede;
Ikun n redii finkin;
Ikun k mo pe hun to dun lo n pani !

(La ardilla grande se come los plátanos (cebo en una trampa);
La ardilla grande sabe saborear la dulzura;
La ardilla grande sabe que es lo dulce lo que mata al
Comer!)

o,

Mo do o mo feree pa a
Ara lo n fabo si

"Metí la pata casi hasta el punto de matarme
Es el cuerpo del atornillador el que finalmente va a sufrir".

Como ya se ha mencionado, la sexualidad es esencial para la vida yoruba. Tanto en los tiempos antiguos y en los tiempos modernos, la cultura Yoruba destaca la necesidad de experimentar y expresar este aspecto de la naturaleza humana legítima. Las relaciones sexuales ilegítimas no son toleradas, en ningún aspecto, pero que se producen como excepciones a la regla de la continencia sexual. Entre el trío de el matrimonio consuetudinario ¨poligamico", el matrimonio cristiano, y el matrimonio musulmán, el matrimonio cristiano es el que es más frágil e inestable, colocando como precedente la descendencia y decadencia de las mayorías de las parejas creándose una gran cantidad de difíciles problemas sociales, tanto mientras sus padres siguen vivos, como mucho después de que podrían haber fallecido.

Aunque la forma predominante de la morada humana en la tierra yoruba es conocida como el compuesto, agbo-ile, literalmente, "una multitud de casas" es rápido para dar paso a apartamentos y dúplex o Bungalow casas unifamiliares, ya que la naturaleza gregaria de la gente yoruba todavía todavía se mantiene. Y podrá mantenerse por mucho mas tiempo, si no se sigue desviando la naturaleza real y ancestral de la religión de nuestros antepasados, de nuestra religión Isese.

Atayese
Isese Agbaye
Ode Remo/Ogun State
Nigeria
Imágenes del tema de konradlew. Con tecnología de Blogger.
Published By Gooyaabi Templates