Latest News

Publicidad

La Revelación de Ifá y la Autoestima Espiritual

//]]>
La Revelación de Ifá y la Autoestima Espiritual
Extraido de Ifayoruba.com

Cada vez que revelamos Ifá, bien sea a través de un Idafa (1), la ceremonia de Èsèntáyé (2), la Ceremonia de Ise’Fa (2), o la Ceremonia de ITEFA (2), siempre va a existir un componente del mensaje de Ifá hacia nuestro Ori (3), que radica de la AUTOESTIMA.

Odù de Ifa hablan específicamente de ella, como Òtúrá Oroko (Òtúrá Ogbè), que cuando está aspectado en Ure (parte Positiva del Odù) está explicando que el valor de la autoestima está positivo y eso nos está llevando al éxito, y que aspectado en Ayewo (parte Negativa del Odù) dice que la perdida de la autoestima está generando una gran cantidad de conflictos a nuestro alrededor.

Sin embargo, todos los Odù de Ifá, siempre van a contener un mensaje que va directamente hacia la Autoestima Espiritual, hacia la Autoestima de nuestro Ori, hacia la Autoestima de nuestros propios sentimientos, de nuestra propia voluntad.


El desarrollo de esa Autoestima Espiritual y el mantenimiento de la misma es lo que cada vez nos va a permitir afrontar las diferentes dificultades que nuestro destino ya contempla. Y también el desarrollo de esa Autoestima y su propio mantenimiento es lo que nos va a permitir reconocer todas las cosas buenas que están aspectadas en nuestro destino y que a medida que nos alineamos, los vamos obteniendo, más sin embargo muchas veces surge la actitud o condición que dejamos de reconocer o dejamos perder esas cosas buenas de nuestro destino.


En el proceso de alineación diaria, a través de nuestras suplicas, a través de nuestros sacrificios, a través de vivir Ifá, vamos a encontrar y obtener las herramientas que nos permitirán mantener esa Autoestima Espiritual, esa Autoestima en nuestro Ori. El día a día atenta contra Nosotros mismos, pero es principalmente desde dentro de Nosotros mismos que siempre vamos a encontrar una trampa que nos quiere llevar a minimizar o entorpecer esta Autoestima, por eso es muy importante que tengamos despiertos los sentidos y nuestro Ori siempre este alerta para identificar todos los valores positivos alcanzados y logrados que mantienen, fortalecen y ponen en práctica día a día esa Autoestima.

Es fundamental que diferenciemos la Autoestima regular y la Autoestima Espiritual. Donde la Autoestima regular está más asociada al egoísmo, egocentrismo y hasta arrogancia, mientras que la Autoestima Espiritual radica en la libertad de perjuicios, traumas, temores y miedos que impiden la perfecta y correcta alineación de nuestro Ori con nuestro destino.

La Autoestima Espiritual radica en la libertad desde el Yo interno, basándose principalmente en:

La Autoaceptación, como el principio personal e interno de decirnos SI a nosotros mismos, afirmándonos desde nuestro propio Yo interno. Por eso jamás debemos caer en la trampa interna de la auto resignación.


  • La Tolerancia, radiquémosla en Nosotros mismos, para con Nosotros mismos, y por ende nos conducirá a la Tolerancia hacia los demás. Evitemos caer en la trampa de creer que al ser tolerantes nos hacemos sumisos, combatir y poner bajo control el ego en este aspecto, es fundamental, al igual que combatir la intolerancia heredada desde la niñez es parte del gran esfuerzo a realizar.


  • Sanar nuestro Yo interno, las heridas, traumas heredados desde nuestro desarrollo son elementos fundamentales a identificar y erradicar de nuestro Yo interno, sanemos las viejas heridas. Evitemos la trampa de dedicar nuestra vida a sanar el pasado sin vivir el presente, o sin darnos cuenta que existe un futuro por delante – Òtúrá Osa –


  • Apoyemos a los otros, dando el apoyo a los demás, hacemos extensión de nuestra propia Autoestima, y como consecuencia estamos fortaleciendo la nuestra. Demos una mano y con esa mano lavemos la otra – Òbàrà Méjì –. Evita al apoyar, caer en la trampa de invadir la independencia de los demás.


  • Brindar Reconocimiento, disminuyamos el sentido autocritico y crítico hacia los demás y con humildad, honestidad y benevolencia reconozcamos los meritos y logros de los demás y sobre todo de nosotros mismos – Èjìogbè -. Evita caer en la trampa de ser adulante, existe diferencia significativa entre reconocer y adular.


  • Crea una imagen positiva de Ti mismo, la manera como piensas de Ti, será directamente proporcional a como logres tus objetivos, por eso es fundamental que manejes en Ti, todos aquellos recuerdos de comentarios comparativos negativos que arraigas desde tu niñez, escuela, familia, etc. Evita concentrarte en exceso en erradicar los recuerdos o pensamientos negativos, más bien concéntrate en manejarlos adecuadamente cuando estos florezcan en tu Yo interno.


  • Fortalece cada día tu Ori, brindar reconocimiento y crear una imagen positiva de Ti mismo va a encaminar una experiencia y actitud fundamental en tu Yo interno, tendrás más luz en tu Ori, en tu propio camino, por eso es fundamental la súplica/meditación diaria con Olódùmarè, Òrúnmìlà/Ifá, Egúngún, los Òrìsàs y tu Ori, con tu propio Yo interno. Perder la humildad es una trampa, ya que cuando logras estos niveles de equilibrio y alineación no los puedes sustituir por el ego acrecentado por el hecho de sentir esa alineación, al contrario esta alineación debe ser manejada con humildad y mucha sensatez y así derive en el punto siguiente.


  • El camino de luz en otros, cuando logramos conectarnos con nuestro propio Yo y estimular la Autoestima Espiritual, entonces es momento de elevar esa experiencia y logro interno, hacia los demás, reconociendo esa misma luz en los otros y fortaleciendo con la experiencia lograda, el camino a los demás, a través de la palabra de Ifá y el buen ejemplo –Ìwòrì Méjì-, –Ògúndá Osa-. No debemos perdernos en el espacio del otro, o en la luz del otro. Debes manejar la mezcla armoniosa del Ìrépò.


  • Ìwà Pele, los valores de humildad, honestidad, verdad, paciencia, esfuerzo, sacrificio, esperanza, constancia, sensatez entre otros son herramientas fundamentales para el logro de la Autoestima Espiritual, cuando las desarrollamos primero en Nosotros mismos. Evita caer en la trampa de convertirte en un activo e implacable juez de estos valores en los demás, sin reconocer la ausencia o poco desarrollo de estos valores en Ti mismo.

  • Siéntete LIBRE internamente, libre de la negatividad, las limitaciones, del miedo, de todo lo que te castra internamente, y así y solo así, podrás alcanzar el nivel elevado de Autoestima Espiritual, que sin duda alguna, te permitirá vivir el buen destino con salud, felicidad, fortuna, alegría y larga vida. Ase OOO!


David Salas



Ifayemi Akinwande



Imágenes del tema de konradlew. Con tecnología de Blogger.
Published By Gooyaabi Templates