Gobernando Obatalá la tierra, Ikú, Anó, Eyó, Efó, Efé y eyé
 (la muerte, la enfermedad, la tragedia, la vergüenza y la sangre)
sintieron mucha hambre porque había felicidad en la tierra.
Para subsistir decidieron atraer a los súbditos de Obatalá,
por lo que el orisha aconsejó a su gente para que no salieran a la calle ni se asomaran a la puerta.
Ikú y sus compañeros decidieron salir a las doce del día produciendo ruidos con palos y latas. La gente, curiosa, se asomó a las puertas y ventanas e Ikú pudo cortar varias cabezas.
A las doce de la noche se escuchó otro gran ruido y la gente, curiosa, volvió a salir e Ikú volvió a cortar muchas cabezas.
Desde entonces, a esa hora Ikú, Anó, Eyó, Efó y Eyé, andan por las calles en busca de víctimas.

Axact

Axact

Vestibulum bibendum felis sit amet dolor auctor molestie. In dignissim eget nibh id dapibus. Fusce et suscipit orci. Aliquam sit amet urna lorem. Duis eu imperdiet nunc, non imperdiet libero.

Post A Comment:

Publicidad