Latest News

Publicidad

PATAKÍES: OGBE OSA

//]]>
compilado por Apetebi Åsa Ifa Aarinola (Ile Sankofa Sweden)
Extraido de https://www.facebook.com/ile.sankofa.ifa






LA SOMBRA DE UN EGGUN BURUKU

Ogbe Sa era un hombre el cual le gustaba mucho tomar Aguardiente, y cuando tomaba se daba golpes él mismo en los lugares públicos, hacía papelazos y maltrataba a los seres más queridos. Todo esto era producto de un Egun muy malo que lo cubría con su sombra cuando bebía.

Ogbe Sa al ver que no podía seguir en esa situación, determinó ir a casa de Orunmila que le hizo osode, viéndole Ogbe Yono, donde Orunmila le dijo: Que tenía que hacer ebó, que fuera al pie de una mata de Jobo, con una igba de omí y obí y se diera dos eyele. Después que Ogbe Sa hizo todo lo que Orunmila le marcó, pudo quitarse la sombra de ese Egun, y tuvo que dejar el vicio de la bebida.

......................

HAGA LAS COSAS COMPLETAS

Había un cazador que hacía varios días que no cazaba, y por lo tanto se preguntaba la razón de esto, haciendo reflexión decidió ir a casa de Òrúnmìlà, que le hizo osode y le mando ebó. El cazador fue al otro día a casa de Òrúnmìlà para hacer el ebó, pero sólo llevaba la mitad de lo necesario.

Después llegó el Venado y le dijo a Òrúnmìlà que no tenía un momento de descanso por causa del cazador, Òrúnmìlà le hizo osode y le mandó y le mandó la misma rogación, y este le llevó la mitad.

A los pocos días se apareció el Venado muy triste, y le dijo a Orunmila que le habían matado a su hijo el cazador, Orunmila le contestó que se alegrara, porque la rogación se había hecho a medias y que no había alcanzado para él.

Después se apareció el cazador quejándose que entre los Venados que vio, cazó el más chico. Orunmila le contestó alégrate, porque el ebó que hiciste, lo realizaste a medias y confórmate con lo que cazaste.

Nota: Haga las cosas completas.

......................

EKPIKPAYEMI PAGA UN ALTO PRECIO POR COQUETEAR

Debe recordarse que en la adivinación, ORUNMILA advirtió a Ekipkpayemi una mujer muy atractiva, de tez clara, que evitará el riesgo de andar coqueteando. Incidentalmente de la canción triunfante, cantada antes por la mujer, ella prefirió al más apuesto, el Sol, que a sus otros admiradores. No obstante, la manifestación del sacrificio proclamó a Lluvia como el esposo correcto para ella. Sin embargo, ella seguía secretamente al Sol. El invencible Sol no estaba preparado para aceptar la derrota con calma.

Cada vez que él se refugiaba de entre las nubes a las cuales él estaba consignado, él seguía haciéndole declaraciones amorosas a Ekpikpayemi, la cual hizo todo lo posible por resistir a sus insinuaciones. Cuando él estuvo convencido de que no iba a tener éxito en ganarse la mujer para sí, la castigó. Entonces él fue al Fuego y le invocó que saliera de la piedra. Este salió y le dio al Sol su vara de autoridad (Ashé) para que la usara contra Ekpikpayemi.

Con la vara de autoridad de fuego en mano, el Sol decidió visitar a Ekpikpayemi cuando su esposo se encontraba lejos de la casa. En cuanto ella lo vio, se acordó de la admiración que en otro tiempo había sentido por él, le abrazó apasionadamente y antes de que se diera cuenta de lo que había hecho, se volvió a enamorar del Sol. Pero, advertida que ella no podía traicionar a su esposo, decidió que eso quedara como algo platónico.

El Sol no estaba preparado para quedar satisfecho con ningún gesto que no fuera seducirla. Después de tratar de convencerla en vano, decidió salir a casa. La convenció de que lo escoltara hasta el césped del Cielo donde los arbustos estaban muy secos. Al llegar, el Sol se detuvo y le dijo que escogiera entre la muerte o escapar con él. Ella permaneció inquebrantable.

Desdichadamente, Ekpikpayemi no alertó a su esposo de las insinuaciones amorosas del Sol, ni de regresar a ORUNMILA por adivinación para saber que hacer, pues disfrutaba con toda esta situación. Sin embargo, cuando el Sol se enfrentó a ella con el ultimátum de vida o muerte, ella prefirió morir antes de traicionar a su esposo. El Sol sacó su vara de fuego, encendió el bosque y desapareció, dejando a la mujer quemándose hasta quedar muerta. Mientras el Fuego la envolvía, ella llamó a su esposo para que la salvara de esta forma:

Ololufemi Owon
Ikú ti fe pa mi
Lati owo awon Orun ati ina
Wa gbamila
Nitori mon ku lo, titori esin mi si o
Emi kotu asiri re
Egbami ni awon Orun ati ina
Ti koba jebe, Awo yio ni ri mi mo

Significa:
Mi querido esposo la Lluvia
Estoy al morir
De las manos del Sol y de Fuego
Ven a rescatarme
Porque estoy muriendo
Por lealtad a ti
No te he traicionado
Líbrame del Sol y del Fuego
No sea que no me veas más.

Tan pronto como la lluvia la oyó, se reunió en nubes. Inmediatamente cayó una tormenta de lluvia, que extinguió el fuego. Ella se sintió feliz. Antes de extinguirse, el Fuego se atrevió a entrar por los alrededores del bosque.

Cuando ella se dirigía a casa, el fuego había atacado una raíz de un árbol seco y la quemó introduciéndola en la tierra. Ella pisó en el hueco y cayó en el fuego que se escondía en su interior, quemándose sus manos y piernas. Sin embargo, la lluvia seguía cayendo y terminó con el fuego. Cuando al fin ella quedó liberada, ya había perdido sus miembros, y tuvo que arrastrarse a casa, apoyándose en su abdomen.

Cuando su esposo la vio, no la reconocía. El se preguntaba quién era esa mujer que se arrastraba para entrar a su casa. Cuando él se acercó, descubrió con horror que era su mujer. Ella le contó todos los sucesos y él le abrazó agradeciéndole su lealtad y fidelidad. Juró que no la abandonaría a pesar de su deformidad. Él la rebautizó con el nombre de "Ekolo" en Yoruba y Ikolo en Benin, que significa: "La Fiel".

Ekolo o Ikolo es la lombriz de tierra y en lealtad a su esposo aparece sobre la superficie solamente cuando llueve, mientras que se entierra para evitar el peligro ante el fuego y el calor del Sol.

......................

EWE BANA EL JABONCILLO

Orunmila andaba recorriendo el mundo y él llegó a una tierra donde estaba Epon Aro y Ofojude, donde se encontraba con los testículos inflamados y casi ciego y Olofin había ofrecido recompensa a quien lograra curarlo, pero al que no, le ofreció otokú.

Orunmila llamado en esta historia Ogbe Sa, estaba debajo de un árbol cansado y se estaba quedando casi dormido después de una larga caminata, cuando oye la voz de dos pájaros que hablan entre sí, Orunmila entendía el habla de los pájaros y uno de ellos le decía al otro, tanta gente que han muerto por curar al rey y no saben que con las hojas de este árbol, se puede curar al oba de sus enfermedades.

Cuando los Pájaros hubieron ido, Ogbe Sa cogió ramas de aquel árbol y se presentó ante la corte pidiendo permiso para curar al oba. Olofin que estaba allí le dijo: Orunla tu sabes que si no lo curas tu muerte es cierta.

Ogbe Sa hizo la ceremonia correspondiente y precisas y le aplicó el fomento de aquel Omiero en los ojos y en los testículos del oba, alas pocas horas se notó enseguida la mejoría y al otro día ya estaba casi bien el oba. Olofin al ver aquello le concedió toda la riqueza a Orunmila y le dijo: con Ud. no hay quien pueda.

......................

NACIÓ LA CASA DE IKU

En la tierra Oba Bori Bokun, no se podía soportar la fetidez que había de Egun y se estaba regando el mundo las distintas epidemias y la mayoría de las personas estaban enfermas de los nervios.

Awo Ifa Oba Guirere, vivía con su Iyare, que se llamaba Oba Oni Osha que estaba criando a una niña, que se llamaba Oriyeye y Awo ifa oba Guirere vivía enamorado de Oriyeye, desde niña.

La Iyare de Awo de cierta forma siempre le estaba llamando la atención a Awo Ifa Oba Guirere y esta le contestaba que él la quería como una hermana, hasta que un día , su IYARE Oba oni Oshe fue a visitar a Oduduwa, este se molestó y le dijo, porqué tu has venido sola, tu sabes el peligro que tu tienes arriba, y lo que te voy a volver, para que tu le sirvas al mundo y hagas un gran fundamento de Orisha, Oduduwa empezó a cantar y a rezar:

“OBANI Oshe Egun, Egun Oba Obani Oshe agba
Leri jekua Kokun Mawa Kokun Lerio Boni
Oriyeye Jekua, jekua leri Jekua Mawa Kokun.
Oba Oni Oshe, se fue transformando e iba cantando por el camino:
Egun Oku Olorun Egun Agba Oun Moriyeye
Egun Agba Tokun.”

Cuando llegó a su tierra, que es la tierra de Oba Bori Bokun encuentra a su hijo con la falta que estaba cometiendo, el error, pero Oriyeye se echó la culpa, se abrió un hueco en la tierra y los dos cayeron dentro y le dijeron a Awo Ifa Oba Guirere, tendrás siempre que venir a rezar y pedir a este fundamento, que se va a fomentar de Leri Osha, pero tiene que darle cuentas a Olofin, esta se asustó y empezó a llorar, pero ella(el egun de ellas) empezó a cantar:

“Tokun, Tokun Agba Osaire Lerí Osha
Osire Aboide Agba Okun Yewá.”

Y empezaron a salir caracoles de la tierra y hacer cosas pero no quería que Olofin supiera nada de lo que pasaba y Olofin lo estaba viendo, ya Oduduwa había llegado a donde estaba Olofin y hablando con el y Olofin estaba contento porque se iba conocer un gran secreto dentro de la religión.

Olofin viendo que Awo ifa oba Guirere no había llegado a donde estaba él a darle cuentas del gran secreto que le dio su Iyare, le maldijo y empezó a pasar trabajo y ya iba a pedirle a su Iyare y no lo entendía, hasta que este se vio tan desesperado y tubo que llegar donde estaba Olofin y este le Dijo:
Tu serás el que hará Ilé Egun, para que todo el mundo sepa donde esta el gran fundamento de los grandes Orishas y empezó a cantar y a rezar:

“Awo Kaleleo Oba Awo Kaleleo Oba
Awo Mayere Iku Egun Obonire Iku
Awo Baswkeo awó.”

Y al tiempo este se volvió Abbo Obariafo se volvió chiva y vino el gran contento para el fundamento de Yewá.
Imágenes del tema de konradlew. Con tecnología de Blogger.
Published By Gooyaabi Templates