Ochún era la favorita entre las mujeres de Changó, pero su esposa era Obba, quien en una ocasión fue a preguntarle a Ochún como había ganado el favor de Changó. Ochún le respondió que a los hombres se les retenía por el estómago, y el secreto era ofrecerle sus manjares favoritos. Entonces se ofreció a enseñarle como preparar una sopa deliciosa.
Cuando Obba regresó para aprender a hacer la sopa, encontró que Ochún tenía puesto un pañuelo amarillo que le escondía las orejas y en el caldero flotaban dos setas, pero Ochún le dijo que eran sus orejas y que a Changó le encantaría la sopa. En efecto, cuando Changó probó la sopa la encontró deliciosa e inmediatamente se retiró con Ochún.
Días más tarde llegó el momento en que Obba debía ocuparse de Changó, y muy contenta se cortó una oreja y la echo en la sopa que preparaba. Cuando llegó Changó se disgustó al encontrarse a Obba desfigurada, y al tomar la sopa se asqueo de encontrar una oreja en ella. Furioso repudio a Obba, quien lloró tanto que sus lágrimas formaron un río, lagos y lagunas. Desolada se escondió del mundo, buscando la soledad y desde entonces vive en el cementerio donde cuida las tumbas.
Maferefun Obba!
Axact

Axact

Vestibulum bibendum felis sit amet dolor auctor molestie. In dignissim eget nibh id dapibus. Fusce et suscipit orci. Aliquam sit amet urna lorem. Duis eu imperdiet nunc, non imperdiet libero.

Post A Comment:

Publicidad