#PortalAfricanista Sigidi y su integridad entre los arcontes. Confesiones & Revelaciones …
“Despertaremos al mundo del profundo sueño del engaño”.
Desde nuestro punto de vista y experiencias por décadas, Sigidí es uno de los descendientes de arcontes mejor definidos y malévolos que existen en el Universo.
Por su naturaleza de existencia y sobre todo de funcionamiento cuando uno lo pone a "trabajar", son los vigilantes más exquisitos que existen, hasta que finalmente logran su voraz cometido.
Estamos ante una de las más sublimes formas de antiquísimas criaturas supra humanas, que al laborar para su oficiante o manejador, se convierte en un dominador superlativo, tan así, que cuando sale a su faena, Él lleva una poderosa carga de silicio y de mercurio muy excitada y agresiva (sobre todo por el mercurio), pero en su momento de retorno (y por eso hay que estar bien entrenado para con Él), es algo que por su propia naturaleza anti orgánica no cree ni en su “operador”, ni en el mismo Olodumare siquiera.
Estamos tratando con energías que son anteriores en tiempo al propio Sistema Solar y aunque poseen la capacidad de llegar a la Tierra, desde hace miles de años se generan y viven en la parte exterior del pleroma.
Sigidi, como buen proveniente de arcontes, nunca va a trabajar sin una promesa que le sea creíble como negociador, misma que lo ha de satisfacer adecuadamente a nivel del segundo en que se deba hacer, al extremo de que si al regreso de su energía esto no se maneja de la forma necesaria una vez terminada “su faena”, destruye absolutamente a su “operador” y a todos en la casa los puede dañar igualmente, incluyendo a los propios niños. Por ello no recomiendo operarlo nunca desde la casa donde pernocta la familia.
Sigidi jamás entrará en un juego operativo con su operador, si Él se percata que este no es una persona bien entrenada y ya experta a tales efectos, porque entonces ve dudosa la promesa a favor de su negociación entre ambos.
En sentido general las estructuras inorgánicas arcontes son en extremo voraces de nuestra mente, a la cual suelen manejar fácilmente y no se logra nada de ellos sin el debido entrenamiento y posterior práctica al lado de un ya experto, lo cual permite que Él crea en el ofrecimiento nocturno del pacto.
El mismo viaja invariablemente acompañado de las energías supremas de la noche en los bosques, selvas, montes, etc., que es el mejor escenario donde se le debe operar.
Por definición; la estructura de arconte de Sigidi es en extremo negativa contra el humano en todos los aspectos, lo cual hace extremadamente riesgosa su operación nocturna, incluso con respecto a su manejante por llamarlo de alguna manera, mismo que está a riesgo durante todas las horas que dura el “juego” de agresividad y espera activa contra sus víctimas.
Algunas personas mal entrenadas y con una ausencia total de cultura en este tema, afirman que Sigidi es un tipo de Ésu, nada más lejos de la realidad. Sigidí al ser fundamentado y asignado a alguien, para que sea entrenado su futuro manejador, es una unidad si se quiere amorfa, compuesta por unas seis unidades separadas que lo componen al unirse. No se dejen engañar por diaspóricos pillos y por africanos que no saben realmente nada de nada al respecto.
Existen muy pocas categorías de arcontes dóciles, es decir, existen muy pocos buenos. Los denominados buenos, al momento de manejar las motivaciones de todo tipo en los humanos, incluso en el desarrollo del libre albedrío, son capaces de llevarlo a buen destino, se cree muy firmemente que nuestro Doble-Espiritual o Viajero-Astral cuando se negocia con Él adecuadamente, es un arconte de talla sublime en el fomento del bien para todas las aspiraciones humanas, por lo que es algo que hay que conocer muy bien cuando se monta y se maneja la energía de los arcones-positivos al momento de ser elaborado el fundamento de Orisa-Egbé para que sea asignado a un humano.
Axact

Axact

Vestibulum bibendum felis sit amet dolor auctor molestie. In dignissim eget nibh id dapibus. Fusce et suscipit orci. Aliquam sit amet urna lorem. Duis eu imperdiet nunc, non imperdiet libero.

Post A Comment:

Publicidad