PATAKIE ORISHA OKO Y OLOKUN

#PortalAfricanista

Orisha Oko paseaba una tarde por la orilla del mar donde vio asomarse el rostro de una bella joven..
Temiendo aun que fuera un espejismo..le pregunto su nombre y quien era su padre..ella contesto: me llamo Olokum y mi padre es Obatala grito desde el agua.

Orisha Oko no pudo dormir esa noche pensando en la linda doncella, y al amanecer salió apresurado a pedirle matrimonio.
Obatala lo escucho con gran paciencia y le dijo: es cierto que mi hija tiene un rostro muy hermoso, pero también tiene un defecto, solo te la dare en matrimonio si te comprometes a no echarle su defecto en cara.

Orisha Oko acepto con gusto la condición y el dia de la boda, cuando llegaron a la casa conoció que su esposa tenia el cuerpo contrahecho, pero ya no había forma de volver atrás.
El tiempo paso, y mientras Orisha Oko cultivaba sus tierras, la mujer vendia las cosechas en el mercado.

Un dia Olokum llego sin poder vender la cosecha y Orisha Oko, cegado por la ira discutió sin cesar y olvidando la promesa que le hiso a Obatala le saco en cara su defecto.

Huyo Olokum de su casa a el mar, fue tanto su enojo que las aguas comenzaron a inundar la tierra, pasaban los días y el disgusto de Olokum era cada vez mayor.
La gente no tenia donde refugiarse, y Orisha Oko sintiendo una gran vergüenza se dirigió al palacio de Obatala implorando misericordia.

Varios mensajes le mando el padre a la encolerizada hija, pero el despecho de esta era tal…que olvido hasta la obediencia. Entonces Obatala al ver que sus ordenes no eran cumplidas, envio a Iemanya a casa de Ogum a buscar una cadena que fuera muy fuerte y que jamás se hubiera visto…y cuando la tuvo en su poder, le encargo a Aganna Eri que encadenara a su hermana en el fondo del mar.

Desde entonces, Olokum vive atada en las profundidades del océano, donde ni siquiera a la vista del ser humano puede llegar, pero cuando recuerda el ultraje recibido, es tanta su ira que la tierra vuelve a ser inundada por el mar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario