#PortalAfricanista Elegua es hijo de Okuboro que era rey de Añagui. Un día siendo muchacho andaba con su séquito y vio una luz brillante con tres ojos, que estaba en el suelo. Al acercarse vio que era un coco seco (obbi ).
Elegua se lo llevó al palacio, le contó a sus padres lo que había visto y tiró al obbi detrás de la puerta. Poco después todos se quedaron asombrados al ver la luz que salía del obbi. Tres días más tarde, Elegua murió.
Todo el mundo le cogió mucho respeto al obi que seguía brillando, pero con el tiempo, la gente se olvidó de él. Así fue que el pueblo llegó a verse en una situación desesperada y cuando se reunieron los arubbo (viejos) llegaron a la conclusión que la causa estaba en el abandono del obbi. Este, en efecto, estaba vacío y comido de bichos.
Los viejos acordaron hacer algo sólido y perdurable y pensaron en colocar una piedra de santo detrás de la puerta en el lugar del obbi. Fue el origen del nacimiento de Elegua como orisha o santo. Por eso se dice: Iku, lobi, ocha. La muerte hace al santo.
Axact

Axact

Vestibulum bibendum felis sit amet dolor auctor molestie. In dignissim eget nibh id dapibus. Fusce et suscipit orci. Aliquam sit amet urna lorem. Duis eu imperdiet nunc, non imperdiet libero.

Post A Comment:

Publicidad